Complicaciones con los piercing dentales

Los piercing están muy de moda en los jóvenes y adolescentes de todo el mundo. Éste consiste en perforar el tejido de alguna parte del cuerpo de un lado a otro con una aguja esterilizada e inmediatamente colocar una joya del diseño y color que más te guste.

Las zonas más comunes donde se suele poner piercings son:

  • Nariz.
  • Cartílago de las orejas.
  • Ombligo.
  • Cejas.
  • Pezones.
  • Mejillas.
  • Lengua.
  • Alrededor de los labios.

Después de haberlo colocado hay que tener ciertos cuidados para que este piercing cicatrice correctamente. Pero también puede suceder que el piercing sea rechazado por el cuerpo, se infecte, se produzcan picazón o se inflame demasiado.

Esta moda es muy peligrosa porque si no se cumple las normas de higiene puede contagiarse enfermedades por transmisión de sangre como el virus del sida o la hepatitis B.

Piercings dentales, bucales o en la lengua

Además los piercing que se colocan alrededor de los labios o en la lengua traen varias complicaciones en la salud bucal. Esta zona es muy sensible y delicada pues allí se ubican muchos nervios, venas y vasos sanguíneos. Si lo coloca una persona que no sabe puede tocar un vaso sanguíneo y producir una grave hemorragia.

Estas perforaciones dificultan la masticación y la fonación, aun más los primeros días después de habérselo colocado, ya que estará muy inflamado y resultará incómodo.

Esta zona es muy húmeda y está llena de bacterias y residuos constantemente. Estos residuos se acumularán en esas zonas también, por eso es que este tipo de perforaciones suelen infectarse con más facilidad y tardan más tiempo en cicatrizar. Las bacterias que habitan en la boca pueden introducirse en la perforación y dirigirse directamente hacia el corazón.

Complicaciones a largo plazo

Los daños y complicaciones a largo plazo son varios. Las personas adultas que han utilizado un piercing dental durante su juventud suelen recurrir al odontólogo a que reparen los daños que éste causó.

Los piercing causan enfermedades en las encías como la gingivitis y periodontitis, debido a que la joya lastima, golpea e irrita las encías, además de que las bacterias hacen sus estragos en estas zonas perforadas. Estas enfermedades pueden llegar a provocar la pérdida de una o más piezas dentales. Es increíble cómo esta nueva moda puede causar tantos daños irreparables en la salud bucal de una persona.

El mal aliento (halitosis) es muy común en personas con perforaciones en las mejillas, alrededor de los labios y aun más en la lengua, ya que los restos de la comida se adhieren y se acumulan en la joya y es bastante difícil de limpiar completamente. Es entonces cuando se empiezan a descomponer las bacterias y comienza el mal aliento.

Otro de los peligros y accidente que sucede con más frecuencia es tragarse la joya, este podría atragantar o causar asfixia y demás complicaciones en la persona.

Las infecciones también suelen provocarse debido a que manipulan la joya con las manos.

Infórmate antes de dar el paso

Muchos adolescentes no están informados de todos los problemas que puede traer realizarse un piercing dental, por eso es que inconcientemente toman la decisión de hacérselo. Aunque estos piercing lucen muy sensual y a la moda, es mejor cuidar y mantener una salud dental perfecta.

Sin embargo si decides perforarte algún diente, ten en cuenta que el que lo coloque cumpla con las normas de higiene, que utilice guantes, aguja nueva y esterilizada etc.

Para evitar las infecciones necesitas llevar una higiene excesiva: Debes mantener tu boca siempre limpia, cepillarla después de cada comida, etc, y como serás consciente que estas perforaciones dañan los dientes debido al metal y a la rozadura constante de las piezas dentales y las encías, no consumas alimentos o realices malos hábitos que dañarán aun más tu boca. Realiza una dieta con alimentos saludables para reforzar la dentadura y las encías.

Share on Google+4Tweet about this on TwitterShare on Facebook0

Deja un comentario

Required fields are marked *.