Sensibilidad dental: ¿A qué se debe?

Esta circunstancia dental puede ser muy molesta para determinadas personas, ya que el hecho de masticar alimentos puede suponer una auténtica tortura.

La sensibilidad dental es un problema que afecta a una parte muy amplia de la población, y además de manera crónica, durante algún momento de nuestra vida.

Cuando decimos que tenemos los dientes sensibles nos referimos a que sentimos punzadas de dolor o molestias en determinadas ocasiones como cuando disfrutamos de un helado o una bebida fría, de una comida caliente o incluso cuando estamos saboreando algo dulce.

¿Qué causa la sensibilidad de los dientes?

Pero, ¿por qué la sufrimos? La razón principal es la exposición de la dentina, que en circunstancias normales se encuentra cubierta por el esmalte, y está compuesta por unos pequeños conductos llamados túbulos que contienen ramas nerviosas procedentes de la pulpa. Cuando la dentina está expuesta, la temperatura fría o caliente afecta en mayor proporción el nervio, produciendo la molestia.

Otro tipo de sensibilidad dental es la sensibilidad dental, que afectaría ya no a la dentina, sino a la parte interna y blanda del diente donde se encuentran los nervios. Esta es más dolorosa y su tratamiento no es tan sencillo como en el caso anterior, sin embargo, no es nada que no se pueda remediar. También es posible que los trastornos de mordedura como el bruxismo afecten a los nervios, provocando cierta molestia y sensibilidad dental.

El deterioro dental puede afectar a uno o varios dientes y entre sus causas destacan:

  • El cepillarse los dientes demasiado fuerte, lo que desgasta la capa de esmalte.
  • Una mala higiene bucal, permitiendo la acumulación de sarro en la encías.
  • El desgaste del diente debido a la edad.
  • Las caries sin tratar.
  • Un antiguo relleno con alguna fisura o grieta.
  • El retroceso de las encías, que dejan al descubierto las raíces dentales.
  • Un blanqueamiento dental realizado en pacientes cuyas raíces dentales ya están expuestas.
  • La ingestión de alimentos y bebidas ácidas.

¿Cuándo debemos tratarla?

Pero la pregunta que nos puede asaltar es, si la sensibilidad dental es tan habitual, ¿cuándo debemos considerar que es un problema grave? ¿Cuándo tenemos que acudir a un especialista?

La sensibilidad dental moderada o la que aparece una vez y remite no debe preocuparnos, sin embargo, si se prolonga durante más de unas pocas semanas debe ser tratada. Debemos programar limpiezas y saber cada cuánto tiempo debemos hacerlas, además de conocer las causas de la sensibilidad y poner nuestro caso en manos del dentista. La mayoría de los casos de sensibilidad en los dientes son fáciles de tratar, por lo tanto, lo más sensato es acudir al especialista ante cualquier duda.

Consejos para prevenir la sensibilidad dental

En lo que se refiere a la prevención, podemos dar algunos consejos para reducir las posibilidades de padecerla.

Es muy importante tener una higiene dental adecuada, cepillándonos los dientes a diario y usando hilo dental, usando un cepillo suave y con movimientos delicados de arriba abajo. Es también recomendable el uso de dentífricos con flúor y de enjuagues bucales, o incluso alguna pasta especializada para sensibilidad dental. Otro aspecto importante es el tratamiento del bruxismo (rechinar de dientes), que también puede afectar a la sensibilidad.

Este problema de la sensibilidad dental es bastante tratable, sea cual sea la causa. Nuestro dentista o higienista dental puede realizar una limpieza sobre nuestros dientes, llegando incluso a usar anestesia local si nuestros dientes son especialmente sensibles a este tipo de tratamientos.

Tratamientos más habituales para los dientes sensibles

Después de una limpieza, nuestro especialista puede aplicar un barniz de flúor para proteger los dientes, especialmente los afectados por esta dolencia, lo que reduce temporalmente la sensibilidad y además fortalece los dientes.

Otro método para paliar la sensibilidad son los tratamientos específicos de la sensibilidad, que consisten en bloquear los túbulos expuestos, reduciendo así la posibilidad de molestia. Y dentro de las técnicas más avanzadas, nuestro dentista puede usar el láser para alterar dichos túbulos y reducir el dolor.

Si tenemos alguna duda sobre los enjuagues bucales que debemos utilizar, debemos consultar con nuestro dentista, ya que algunos de ellos son ácidos y podrían empeorar el problema inicial.

Si por el contrario, la sensibilidad que sufrimos es pulpar, es decir, porque la pulpa esté de alguna manera afectada, deberá ser eliminada mediante un tratamiento de conducto, especialmente si el nervio está dañado o muerto. El nervio será eliminado y nos colocarán una sustancia no reactiva en el lugar donde se encontraba en nervio y el diente tendrá que ser restaurado con una corona.

En resumen, la sensibilidad dental es una dolencia fácil de prevenir y de tratar, y aunque afecta a un gran número de personas, no supone un gran problema de salud bucodental.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0

Deja un comentario

Required fields are marked *.