Enjuagues bucales: ¿por qué debes usarlos?

Según datos de un estudio sobre salud bucal realizado sobre la población española, los hábitos de higiene siguen siendo deficientes.

Las personas con algún tipo de problema en los dientes sienten una tremenda inseguridad. El sangrado de las encías disminuye el disfrutar de las comidas y se deteriora la imagen personal.

¿Por qué es necesario incluir en la rutina de higiene bucal un colutorio de uso diario?

Aunque ya hace años que existen campañas a nivel nacional para mejorar los hábitos de higiene y concienciar a la población sobre los beneficios de una boca sana, aún existe una elevada incidencia de enfermedades bucales y escaso conocimiento al respecto.

El cepillado de los dientes en la mayoría de los casos es deficiente, ya que el estudio revela que se hace 2 veces al día, pero solo durante unos 30 segundos, cuando debería realizarse 3 veces al día, después de cada una de las comidas principales (desayuno, comida y cena) durante al menos 3 minutos.

Solo el 5% de la población usa el hilo dental, y el colutorio o enjuague bucal  se usa como tratante en lugar de cómo preventivo.

El enjuague bucal es fundamental para tener unos dientes sanos

Hemos de tener en cuenta que los dientes son la cuarta parte de nuestra boca, al realizar el cepillado, quedan áreas de la misma sin cuidado. Un simple acto al finalizar el cepillado como es usar un colutorio o enjuague bucal hace que muchas de estas molestias se puedan solucionar (por ejemplo, evitando los dientes amarillos).

Los enjuagues bucales poseen una combinación de aceites esenciales como el timol, mentol o eucaliptol, que penetran por las paredes celulares de las bacterias de la boca e inhibe la acción de las enzimas. De esta forma la placa bacteriana se ve reducida, y como su  uso es posterior al cepillado, complementa la acción de éste, penetrando el líquido por sitios donde las cerdas del cepillo no pueden llegar.

El enjuague entra en los espacios interdentales, actúa por debajo de la línea de las encías, en el paladar, en las mejillas y demás tejidos blandos de la lengua y debajo de la misma.

Usar el enjuague un par de veces al día

Con el uso de enjuagues nos aseguramos que la totalidad de la cavidad oral este protegida frente al ataque de las bacterias. Un simple gesto de enjuagarse con unos 20ml de producto durante unos 30 segundos hace que estemos protegidos. Estos enjuagues también ayudan a la remineralización del esmalte dental e interfieren en la formación de sarro sobre la superficie de los dientes.

La pasta dental, el cepillo y los enjuagues bucales son nuestros mejores aliados para mantener unas encías sanas, dientes blancos y libres de sarro. De esta manera tan simple ayudamos a conseguir una excelente salud en nuestra boca, ganando en confianza y autoestima.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0

Deja un comentario

Required fields are marked *.